Diferencias entre pareja de hecho y matrimonio ¿igualdad de derechos?

29, mayo | Herencias - Divorcio - Parejas de Hecho - Fiscalidad - Divorcio mutuo acuerdo | Sin comentarios

Leo en un post la queja de una mujer que acaba de enviudar y su disgusto ante el peor trato que recibe por haber convivido en pareja en vez de cómo matrimonio. Lo que le lleva a la conclusión del error que supone no haber valorado en su momento contraer matrimonio civil o religioso.  

Esto se repite con mucha frecuencia, y se convierte en un problema social ya que el índice de parejas que conviven "sin pasar por el altar" crece cada año. 

La consulta jurídica de los que se encuentra unidos bajo este sistema de convivencia de hecho suele producirse en el momento del fallecimiento o de la ruptura, es decir, cuando apenas se tiene margen de maniobra para que no se vean conculcados sus derechos.

Solo entonces se recaba la información legal y,  como la mujer del post,  se enfrentan a una realidad incontestable: que las parejas de hecho están menos protegidas que los matrimonios en lo que a derechos se refiere.

Y ello pese al "bombo y platillo" dado a las sucesivas leyes de parejas de hecho que se han venido promulgando en las distintas comunidades autónomas y a la insistencia con que se indica que se dan beneficios en caso de encontrarse registrado en el Registro de parejas de hecho de su comunidad.

El estar registrado como pareja protege, pero desde luego no iguala en derechos al matrimonio.

Otro error muy común es pensar que si se tiene un hijo todo está resuelto, lo que no es así.  

Por poner algún ejemplo, indicar que al fallecer la pareja, la pareja de hecho obligatoriamente debe  otorgar testamento a favor del otro mientras que en el matrimonio se adquieren de forma automática y sin necesidad de testamento.  Que no queramos pensar en ello no evita que se produzcan enfermedades, accidentes, etc. que nos cambian la vida, y para los que debemos siempre tener la precaución de estar preparados. Al igual que por precaución hacemos revisiones al vehículo, deberíamos informarnos sobre nuestra situación legal cuando convivimos en pareja.   

Tampoco fiscalmente tiene el mismo trato, ya que a las parejas de hecho (registradas o no) les está  vedada la declaración conjunta en el IRPF. Lo que puede supone una cantidad de dinero importante cada año.

Se alega en muchas ocasiones que no se quiere firmar un “contrato” (el matrimonial) y por eso no se desea contraer matrimonio, pero si lo que pretendemos es que se nos concedan los mismos derechos, estamos obligados a firmar más de un documento notarial para no ver desprotegidos nuestros derechos. Si no hacemos nada en tal sentido:  o bien carecemos de derechos o los tenemos muy sesgados (como ocurre con la pensión de viudedad reconocida en caso de pareja registrada pero con enormes condicionantes personales y económicos).

Realmente se trata de un problema importante que merece este post y otros que a título informativo irán publicándose en el blog. 

Concluyendo, no nos dejemos embaucar por esos cantos de sirena (como la información que se facilita el la web del propio Ayuntamiento, donde se da a entender que basta con realizar pactos para igualarse en derechos lo que no es exacto como ya hemos evidenciado ni en caso de fallecimiento ni ante la Agencia tributaria. Adjuntamos el enlace https://www.zaragoza.es/ciudad/sectores/jovenes/cipaj/publicaciones/tramites08.htm ).

La realidad es que ni se ha previsto ni se prevé que la situación cambie a corto ni a largo plazo. Y por eso conviene que nos informemos ya que es muy posible que  por ejemplo contraer matrimonio civil y hacerlo bajo el sistema de separación de bienes (sino deseamos confundir los patrimonios de cada uno) sea  una solución legal mucho más adecuada que permanecer conviviendo juntos (inscritos o no) como pareja de hecho.   

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha