Las 3 CCC de la discordia: Comunión, colegio, y cambio de domicilio.

30, mayo | Parejas de Hecho - Visitas y vacaciones - Custodia Compartida - Convenio Regulador - Divorcio mutuo acuerdo | Sin comentarios

Las decisiones derivadas de ser padres (patria potestad art.154 del Código Civil http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/cc.l1t7.html;  autoridad familiar art. 65 del Código Derecho Foral de Aragón 

http://noticias.juridicas.com/base_datos/CCAA/ar-dleg1-2011.l1t2.html#c2) que se vienen adoptando sin especiales incidencias durante la convivencia, son a menudo un quebradero de cabeza para los separados y divorciados.

Se trata de decisiones importantes para nuestros hijos  que a todos los padres a medida que crecen en algún momento se nos plantean, y aun contando con buena armonía en la pareja con frecuencia pueden suponer algún roce o desencuentro.

Sin duda la ruptura provoca una mayor dificultad en la comunicación de los progenitores, y derivado de ello un obstáculo para alcanzar un acuerdo cuando existe disparidad de criterios.  

 

Lo primero a destacar es que el hecho de tener custodia exclusiva no conlleva poder tomar las decisiones sin contar con el progenitor que tan solo tiene otorgadas las visitas, lo que con frecuencia se olvida.

Al contrario, se debe actuar con especial cautela, porque estas decisiones son importantes para nuestros hijos y para nosotros,  de modo que debemos facilitar al progenitor que carece de la custodia, la posibilidad de opinar sobre estos temas y decidir de mutuo acuerdo.

Cosa distinta es que una vez informado e intercambiadas impresiones entre ambos (sea personalmente, sea a través de móvil, whats app o email) no se consiga alcanzar un acuerdo. Es en estos casos en los que surge la  duda de cómo actuar.  

No debemos en estos casos imponer nuestro criterio, pues con ello podemos llegar a situaciones tan poco deseables como:

  • que la hija no haga la comunión cuando lleva preparándose para ello dos años,  por no tocarle dicho fin de semana con su padre (no creyente)
  • que el hijo no esté matriculado en colegio alguno, por preferir uno la enseñanza pública y otro la concertada,
  • que los hijos sean trasladado contra su deseo por el progenitor custodio a una localidad en la que no desean estar,  alejados de su familia y amigos de la infancia.   

 

El Juez, en interés de los menores, tiene la facultad de poder intervenir en estos casos, de tal modo que planteada la cuestión, sea el Juez quien decida lo correcto atendiendo a la razones que llevan a dicho cambio, cuál es y ha sido la dinámica familiar y  cuál es el deseo del menor, o incluso dejar a uno de los progenitores el poder de decisión en el asunto en cuestión.  Este proceso se regula en los artículos 158 del Código Civil http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/cc.l1t7.html y 10 de la Ley de persona de Aragón, y en el art. 74.1 del Código de Derecho Foral de Aragón. Existe una sensibilización mayor de los Juzgados a raíz de los numerosos casos de  traslado no consentido de residencia de menores (a veces incluso de cambio de país) por un progenitor, lo que ha dado lugar a una mayor presencia de este tipo de peticiones en los Juzgados de familia cuya solución es inmediata al tramitarse generalmente con carácter urgente.  

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha